Cómo explicar a los niños la pérdida de un ser querido


duelo¿Qué es el duelo?

El duelo es una reacción emocional en respuesta a la pérdida de un ser querido. Todos reaccionamos con dolor o tristeza cuando perdemos a una persona importante, por lo que esos sentimientos son normales y comunes. Sin embargo, la manera de manifestar nuestro dolor es diferente, y depende de muchos factores personales (nuestro propio carácter) y contextuales (las circunstancias en que se ha producido la pérdida).

¿Cómo viven la pérdida los niños?

Los sentimientos ante la pérdida y su expresión también pueden variar en función del momento del desarrollo en que se encuentre el niño. Los niños en edad preescolar suelen creer que la muerte es temporal y reversible; sin embargo, a partir de los seis años comienzan a tener un pensamiento más adulto sobre su significado e implicaciones.

¿Cómo ayudar al niño a sobrellevar el proceso de duelo ante la muerte de un ser querido?

  • Fomentar la conversación con el niño en relación con la muerte del ser querido y con los sentimientos que esto le genera: preguntarle cómo se siente, si está triste, enfadado, etc.
  • Intentar que no se sienta juzgado por sentirse así y reconfortarle cualquiera que sea la respuesta que ofrezca.
  • Aunque es probable que no necesiten toda la información disponible, es necesario responder a sus preguntas con sinceridad, sin decir mentiras, y seleccionando la información que se ofrece en función de la edad del niño. Utilizar en la conversación un lenguaje adaptado al nivel de comprensión del niño. Dar respuestas sencillas a preguntas sencillas.
  • Después de darle la información, asegurarnos de qué es lo que ha entendido, y volver a explicar aquellas cosas que no se adaptan a lo que queríamos transmitirle.
  • Si hacen preguntas a las que no podemos responder, asumir con sinceridad que no tenemos la respuesta a dichas cuestiones.duelo 1
  • Que la familia y personas allegadas pasen tiempo con el niño para ayudarle a sentirse más seguro.
  • Que los adultos del entorno del menor compartan con él algunos de sus sentimientos para poder facilitar que entienda como normal la expresión emocional y que no tenga la impresión de sentirse diferente.
  • Que el niño siga manteniendo los roles propios de su edad, y que no asuma funciones o tareas que no le son propias por la posición que ocupa en la familia.
  • Que el colegio tenga información de la situación especial que está viviendo la familia para que puedan prevenir y estar atentos a la aparición de dificultades.
  • Seguir manteniendo una rutina diaria, y continuar con las actividades cotidianas.
  • Intentar que el niño no se sienta culpable por hacer cosas divertidas o pasárselo bien, normalizando la expresión de emociones positivas.
  • Hablar de la muerte utilizando términos que el niño pueda entender, no ligar el concepto de muerte a viajes o sueños y reforzar la idea  de que es algo irreversible.
  • Si el niño lo demanda, dejarle participar en ritos de despedida (funerales, …), explicándole previamente en qué consistirán y comentando lo sucedido después. Si esto no es posible o no se considera adecuado, se puede organizar una “ceremonia privada de despedida” (encender una velita, etc.)

 

En resumen, el sentimiento de tristeza frente a la pérdida de un ser querido es común a todos, también a los niños, pero podemos llevar a cabo actuaciones que faciliten su aceptación. Sin embargo, si los sentimientos de malestar que manifiesta el niño (tristeza profunda, negación a largo plazo para admitir la pérdida, evitación de las demostraciones de tristeza, …) se mantienen en el tiempo, o le afectan en su adaptación personal, familiar, social o escolar de manera significativa, conviene acudir a un profesional que le ayude en este proceso para evitar problemas más severos en el futuro.

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *