La tartamudez en los niños


La tartamudez es un problema en la fluidez del habla. Se caracteriza por presentar repeticiones de sonidos, sílabas, palabras o frases (por ejemplo, pe-pe-perro; s-s-s-si); prolongaciones de sonidos (por ejemplo, ssssssopa); bloqueos, que son pausas que impiden que el niño/a hable,  y  que suelen ir acompañadas de tensión muscular en la cara y el cuerpo; o particiones de palabras (por ejemplo, co-che). A estos errores de fluidez se les llama disfluencias.shutterstock_75757024

Puede aparecer a muy temprana edad, teniendo en cuenta que de los 2 a los 3 años, cuando los niños están en plena adquisición del lenguaje, pueden manifestar ciertas disfluencias en el habla (principalmente repeticiones), debido a la dificultad que entraña la importante y ardua tarea de aprender a hablar. Este tipo de disfluencias se consideran normales, ya que suelen desaparecer al poco tiempo. Pero no siempre es así: existen otros casos en los que estas dificultades de fluidez se mantienen y, si además de repeticiones manifiestan otro tipo de disfluencias más severas, como los bloqueos, es aconsejable pensar en la posibilidad de consultar a un profesional.

Por tanto, si detectan estos problemas en el habla de su hijo/a, se  recomienda acudir a un profesional para que valore las dificultades del niño/a, determine si es necesario tratarlo y ofrezca orientaciones a los padres para favorecer la fluidez del niño/a.

Con esto queremos transmitir la importancia de la detección y abordaje precoz en este problema para conseguir un mejor pronóstico.

Os dejamos con un vídeo titulado “Tartamudez para niños, por niños” de la Fundación Americana de la Tartamudez, en el que niños y niñas con problemas de fluidez cuentan sus experiencias y aprendizajes.

 cursos online

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *