El diagnóstico de autismo como punto de partida


Cuando se habla de la importancia de una evaluación psicológica, con frecuencia se subraya como consecuencia de una buena valoración el establecimiento de un diagnóstico certero y de unos objetivos de intervención individualizados. El diagnóstico es esencial para favorecer la comunicación entre profesionales, pero también para disminuir la ansiedad y el estrés presente en los padres del niño, que sienten una gran incertidumbre al no saber “qué le pasa” a su hijo. Muchos textos técnicos e investigaciones señalan el alivio que proporciona a los padres la etiqueta diagnóstica. Ponerle nombre a aquella alteración, hasta ese momento inespecífica, que su hijo manifiesta supone convertirla en algo concreto, abarcable, conocido por los profesionales de la salud y, sobre todo, susceptible a tratamiento.

El establecimiento de un diagnóstico clínico es el punto de partida a partir del cual los padres deberán tomar una serie de medidas médicas, escolares, familiares, etc. para adaptarse a su nueva situación y garantizar que su hijo disponga de todos los recursos a su alcance. Para ello, es de utilidad ponerse en contacto con un gabinete especializado en psicología infantil, solicitar ayuda al centro escolar y remitirse a las asociaciones pertinentes para contactar con otras familias que se encuentren en la misma situación.

La necesidad de modificar los estilos de crianza y/ o el entorno educativo vendrá dada según la patología que se haya diagnosticado. Así, existen dificultades que pueden superarse con un tratamiento clínico a medio plazo, mientras que otras alteraciones, por su naturaleza o severidad, van a requerir una intervención más general y exhaustiva. Tal es el caso de los Trastornos del Espectro Autista (TEA).  autismo

Los TEA son un conjunto de trastornos que comparten alteraciones en el ámbito de la comunicación y el lenguaje, la interacción social, y las relaciones con los demás, y en el comportamiento, los intereses y la imaginación. Se habla de espectro, más que de una categoría estanca, debido a que las dificultades que engloba el término TEA son muy dispares en cuanto al nivel de afectación de los niños que lo sufren. Su origen es todavía desconocido, aunque la investigación apunta a que se debe a una formación inadecuada del sistema nervioso, comenzando sus manifestaciones a ser evidentes alrededor de los 18 meses de edad, siendo los tres años la edad límite de aparición.

Los padres cuyo hijo reciba un diagnóstico de autismo deben ser conscientes de que el niño va a necesitar tratamientos específicos a lo largo de todo el ciclo vital. Se trata de un trastorno con una base genética, por lo que las dificultades irán cambiando a medida que el niño se haga mayor, pero no desaparecerán. La intervención en un caso de autismo es fundamental y debe estar dirigida a favorecer la adaptación del pequeño al medio familiar, escolar y social, así como a  potenciar su desarrollo cognitivo, comunicativo, lingüístico y emocional. Paralelamente, los padres deberán recibir orientaciones para manejar las conductas de su hijo y para comprender su forma de relacionarse con el mundo.

Es indudable que recibir el diagnóstico de TEA es abrumador y es probable que, sobre todo al principio, los padres se sientan perdidos y no tengan claro cómo proceder. Afortunadamente, cada vez son más los profesionales que enfocan su trabajo al asesoramiento a las familias, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los niños con autismo y de sus progenitores. Un ejemplo reciente es el de Autism Speaks, que ha publicado un manual con información sobre el trastorno, así como de la manera de acceder a los servicios médicos, sociales, escolares, etc. disponibles.

El manual se titula “Manual para los primeros 100 días” y su objetivo es difundir información crítica sobre cómo actuar los 100 días posteriores al establecimiento del diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista. Os dejamos el enlace y esperamos que os resulte interesante y os sea de utilidad.

AUTISM+SPEAKS-+manual_de_los_100_dias

cursos online

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *